Donde estamos

Copèrnic, 15 Barcelona, Sant Esteve Sesrovires 08635

Horario

Lunes - Viernes 09:00 - 18:00 h

AutoRevista organizó la semana pasada su 4ª Jornada de Robótica y Automatización en el marco de Automobile Barcelona. El evento contó con la colaboración de Tecnomatrix y de la feria MetalMadrid, así como con la participación de expertos de Ford, Nissan y SEAT en tecnologías avanzadas aplicadas en los procesos de producción de vehículos.

"Antes vendíamos lo que fabricábamos, ahora fabricamos lo que vendemos". Así describió Marc Blanco, director de Producción de Carrocerías de Nissan Motor Ibérica, la actual situación de la industria del automóvil. Y para conseguirlo: "Necesitamos ser más flexibles y más rápidos para entregar al cliente la tecnología que exige", expuso. Blanco explicó cómo esla fábrica del futuro que imaginan desde el constructor japonés reúne: "Una línea muy flexible capaz de producir distintos vehículos, granjas de fabricación aditivas, operarios conectados, cobots, exoesqueletos, entrega autónoma de productos dentro y entre plantas". Para lograrlo Nissan se enfrenta a seis retos: "Disponer de un fuerza de trabajo conectada, un montaje, inspección y mantenimiento inteligentes, ser más eficaces energéticamente y alcanzar un producción más flexible".

Robotizar la calidad

Xavier Conesa, director general de Tecnomatrix, habló de cómo "robotizar la calidad”. Expuso como la inteligencia artificial (IA) "nos permite ver más allá. La mente humana no puede gestionar más de 4-5 variables a la vez, mediante machine learnig y big data, sí podemos conseguirlo". Conesa mostró un ejemplo de una célula de ABB de medición dimensional en la planta de Gestamp Palencia, en la que ayudados por la IA están reduciendo los costes en la fabricación de parachoques. En este caso recogen los datos en la fase de inspección final, lo hacen a través de Kapture, su solución de control de calidad que combina la recogida automática de datos en tiempo real con el análisis inmediato y dinámico de los mismos.

"Imaginaros que podríamos hacer si recogiéramos datos desde la materia prima. La reducción de costes sería mucho mayor. Esto es lo que permite la industria 4.0. La interrelación con datos de toda la cadena de valor", apuntó Conesa. Eso sí, lo datos deben saberse gestionar sino terminarán convirtiéndose en un "cementerio de datos", advirtió.

'De los primeros robots al AI: origen, trayectoria y futuro de la automatización en SEAT', con esta ponencia se presentó Amadeo Otal, experto en Smart Factory de SEAT. En la actualidad en Martorell trabajan 2400 robots, entre industriales, móviles (AGVs) y colaborativos. "El primer robot colaborativo llegó a SEAT en 2016 y hoy ya es una de las marcas del consorcio Volkswagen que más tiene, con 60 unidades", apuntó. Sobre estas soluciones Otal mostró algunos ejemplos, destacando que ayudan en tareas para las que los operarios necesitarían asumir posiciones poco ergonómicas y por tanto mejoran el bienestar de los trabajadores.

Más robots no es sinónimo de mayor ahorro

Sobre los AGVs, en la fábrica española se mueven hoy por hoy 125, Otal apuntó a que han conseguido reducir en un 25% el tiempo de producción mediante la gene"ración de flujos. Y quiere llegar casi a 300. "Estamos trabajando en herramientas de simulación de flujos para optimizar estos AGVs, poner más no te asegura la reducción de tiempo", explicó. También destacó la importancia de introducir la cultura de la innovación en toda la compañía, facilitando el contacto de todos los trabajadores con las nuevas tecnología con las que trabaja la compañía.

Pedro Mínguez, director de Ventas de Cuentas Globales de KUKA Iberia, detalló el concepto KUKA Matrix Production Revolution, que se basa en un concepto de fábrica matricial para una producción inteligente y versátil. El proceso de producción puede cambiar de manera flexible dependiendo del tipo de producto (demanda). Las plataformas robotizadas mueven Tooling / Tools/ Piezas, entre celdas robotizadas que realizan una operación o aplicación (soldadura, pegado, etc.). Mínguez habló la aportación de KUKA a “fábricas escalables y convertibles, con inversiones según las necesidades”.

La jornada terminó con la intervención de Paula Carsí, supervisora de Ingeniería de Fabricación y especialista en Tecnologías Emergentes de Ford España, que se centró en 'La transformación de la autonomía de nuestros procesos cuando los dotamos de inteligencia'. Mostró el camino que ha seguido Ford desde el proceso manual a la robótica inteligente. Relató los pros y contras de cada uno de las etapas, pasando por la automatización industrial, la robótica industrial y la robótica colaborativa. En todas ella se enfrentaban a procesos que introducían variables positivas pero también creaban y mantenían otras de negativas.

Con la robótica colaborativa inteligente Carsí apuntó el final de un camino que dejaba atrás los aspectos negativos de sus antecesores, gracias principalmente a su autonomía y aprendizaje. Aquí la IA juega un papel muy importante, aunque desde Ford son cauto: "Podemos hablar hoy ya de inteligencia artificial en las plantas de producción? Sí, pero de manera acotada", respondió.